El periódico digital del futuro

¿Qué puedo hacer si nunca he tenido un orgasmo?

Un orgasmo es la sensación máxima de placer que ocurre durante la actividad sexual y que hace a la persona llegar al clímax.

Tener orgasmos es algo común, pero no obligatorio, durante la práctica del sexo o de actividades masturbatorias.

Algunas personas pueden lograr llegar al orgasmo con mucha facilidad mientras que a otras, en especial a las mujeres, les cuesta un poco más. Incluso puede darse el caso de alguien que durante toda su vida sexual activa nunca ha tenido un orgasmo.

¿Qué puedo hacer si nunca he tenido un orgasmo?
An attractive young woman putting her hand to her head in pain

La incapacidad para llegar al orgasmo se conoce como anorgasmia y en la actualidad es uno de los temas tabú que a las mujeres no les gusta tocar, e incluso fingen tenerlo, para no tener que dar explicaciones a su pareja.

Si nunca has tenido un orgasmo no te preocupes porque no estás sola. Aproximadamente un 10% de las mujeres que reportan problemas sexuales manifiestan nunca haber tenido un orgasmo y, después de la pérdida o disminución de la líbido, es el segundo problema más común.

Nunca haber conseguido un orgasmo puede hacerte sentir mal contigo misma, tener frustraciones, vergüenza e incluso culpabilidad porque sientes que decepcionas a tu pareja, pero es hora de que trabajes al respecto porque no hay nada malo en ti y el tener orgasmos es algo que puedes aprender a tener si sigues las recomendaciones adecuadas; la práctica hace al maestro.

¿Qué puedo hacer si nunca he tenido un orgasmo?

Para saber qué puedes hacer si nunca has tenido un orgasmo lo primero en que debes ocuparte es en descubrir la causa raíz del problema (emocional o físico) y con esto disminuirá un poco tu ansiedad para empezar a trabajar en la raíz del problema. No todo está perdido así que continúa leyendo para que conozcas las causas y posibles soluciones a tu problema para que goces a plenitud de una vida sexual llena de placer.

¿Cuáles pueden ser las causas de la anorgasmia?

Para algunas mujeres, incluso para aquellas que hemos disfrutado de tener orgasmos, no siempre resulta fácil conseguirlo; esto se debe a posibles causas físicas y/o psicológicas que afectan el acto sexual y que la sexualidad femenina es mucho más compleja.

Las mujeres necesitamos de un poco más de esfuerzo y condiciones particulares para lograr el clímax que los hombres, debido a que nuestra sexualidad es mucho más “cerebral” que la de ellos. Esto también aplica para el acto de la masturbación.

Las causas comunes que pueden estar afectando el que no puedas tener orgasmos incluyen:

Causas físicas

  • Cambios o problemas hormonales: las hormonas juegan un importante papel en el deseo sexual y todo lo que este conlleva. Un desbalance hormonal causa bajas en la líbido, falta de lubricación y en general una respuesta deficiente del organismo ante el sexo.
  • Problemas de salud física: fibromialgia, artritis y otras afecciones físicas dolorosas o incómodas pueden afectar su nivel de concentración y compenetración con el acto sexual que le impiden dejarse llevar por el momento y alcanzar el clímax.
  • Sexo doloroso: si eres una mujer sana pero tus relaciones son y siempre han sido dolorosas vincularás al sexo con dolor y esto, al no ser placentero para ti, te bloquea la posibilidad de lograr un orgasmo.
  • Cirugías ginecológicas: operaciones o cambios en la zona genital pueden afectar su sensibilidad y no permitirle captar todos los estímulos para que el placer sea extremo.
  • Hipertonicidad o hipotonicidad del suelo pélvico: en el suelo pélvico se encuentran cientos de receptores de placer que si no pueden ser estimulados correctamente no causarán las sensaciones y movimientos necesarios para lograr el tan anhelado orgasmo.
  • Falta de comprensión de la anatomía femenina: si usted no conoce a cabalidad los puntos de su cuerpo que le dan placer es imposible que pueda explotarlos y enseñarle a otros como hacerlo.

Causas psicológicas

  • Experiencias sexuales traumáticas: las mujeres que han sido violadas, por ejemplo, pueden crean un bloqueo de por vida contra todo lo que tiene que ver con el sexo.
  • Preocuparse por el rendimiento sexual: mientras más preocupada estés por tu desempeño sexual mayor será tu nivel de ansiedad y esto no permite que te concentres en lo realmente importante.
  • Trastornos psicológicos o conductuales: la ansiedad y la depresión, entre otras condiciones, afectan en gran medida el desempeño sexual porque mantienen desconcentrada a la persona e incluso pueden despertar otros sentimientos como la frustración, baja autoestima, vergüenza, inferioridad, etc.
  • No ser estimulada lo suficiente: aunque la respuesta a la estimulación implica respuestas físicas del organismo, las mujeres necesitan de un nivel de estimulación integral suficiente (mental y físico) para lograr la excitación necesaria para lograr el clímax.
  • Problemas en la relación: si tienes problemas de pareja o simplemente consideras que la pareja con la que estas no es la correcta para ti y no logras el nivel de compenetración adecuado nunca podrás disfrutar a plenitud del acto sexual y por ende llegar al orgasmo.

También existen algunas causas externas que te pueden afectar sin saberlo, como, por ejemplo, tener sexo en condiciones no adecuadas que no le permiten desinhibirse y disfrutar, el uso de medicamentos que pueden bloquear algunos receptores, etc.

Lo importante en todo caso es que sin miedos se atreva a buscar la causa que ocasiona su imposibilidad de lograr orgasmos y la ataque. También es importante que recuerde que, aunque los orgasmos son algo super intenso, se puede tener un muy estimulante y placentero sexo sin necesidad de conseguirlo. Lo importante es que tú y tu pareja lo disfruten al máximo.

¿Qué hacer si nunca he tenido un orgasmo?

Lo primero que debes hacer es tener calma y recordar que no estás sola, que no eres la única y que esto no debe avergonzarte.

Lo segundo que debes hacer es buscar ayuda médica para descartar cualquier motivo físico que pueda estar causando el problema y colocarle el tratamiento correctivo si es algo tratable; si no es tratable, pero ya conociendo a cabalidad el problema, se pueden buscar alternativas para aminorarlo.

¿Qué puedo hacer si nunca he tenido un orgasmo?

Si la causa del problema es psicológica, asistir a terapias y tomar algunos medicamentos puede servir de mucho. Recuerda que al ser un problema sexual el médico debe ser especialista en terapias sexuales y/o relaciones o, en el mejor de los casos, tener dos especialistas: un psicólogo y un terapeuta sexual.

Teniendo esto claro, te sugerimos revisar esta lista de las 7 cosas que puedes hacer para tener un orgasmo por primera vez:

1.- Edúcate y conócete

Estamos en pleno siglo XXI donde existe información en demasía sobre diversos tópicos, entre ello los sexuales. Busca en sitios reconocidos o certificados de la Internet y lee todo lo que puedas al respecto antes de acudir al médico para que puedas comprenderlo mejor y hacer las preguntas correctas para obtener la respuesta que buscas.

Como parte de la educación está el explorarte y conocer tu cuerpo, reconoce cada parte, sobre todo las que te dan placer; con esto será más fácil dar con el punto exacto que te haga explotar de placer, sola o acompañada. Intentar tener un orgasmo es tu responsabilidad, no de tu pareja, el solo es un acompañante en el proceso.

También reconoce que los orgasmos en la mayoría de las mujeres son más mentales que físicos y bajar su nivel de ansiedad al respecto y conocer las vías para poder lograrlo te ayudarán a lograr la meta.

2.- Considere que pueda ser una condición médica

Solo asistiendo a un médico puede descubrir qué puede estar sucediendo en su organismo que nunca le ha permitido tener un orgasmo. Puede ser un asunto hormonal, una condición física preexistente, algún medicamento que lo afecta, etc.

Actualmente existen infinidad de tratamientos que podrían ayudarle dependiendo de la condición que presente. Por ejemplo, inyecciones de testosterona pueden ayudarle si su problema es que tiene bajas las hormonas que despiertan el deseo sexual, también existen medicamentos que aumentan el flujo sanguíneo hacia los genitales que pueden ayudarte a alcanzar el orgasmo y cremas o geles que ayudan a aumentar el nivel de sensibilidad en las paredes vaginales, ejercicios para tonificar la pelvis, etc.

Su doctor podrá orientarle en una posible solución para su condición, si es que existe alguna, o remitirla a terapia psicológica/sexual.

3.- Mastúrbate sin piedad!

Luego de tomarte el tiempo para conocer tu cuerpo, y saber cuales son tus mejores puntos de placer, es momento de intentar tener un orgasmo dándote allí donde más te gusta.

Atrévete a pasar sin miedo tus manos por todo tu cuerpo y explotar al máximo tus zonas erógenas, particularmente el clítoris, que junto al tan anhelado punto G, son las dos áreas más probables que al estimularlas correctamente permitan lograr un orgasmo, y quien mejor que tú para darle como te gusta.

Se recomienda incorporar juguetes sexuales como vibradores, succionadores de clítoris y otros elementos que le permitirán experimentar con diferentes velocidades, tipos de movimientos y niveles de presión hasta encontrar el punto óptimo donde explotarás de placer.

Los juguetes sexuales son excelentes herramientas para mejorar su vida sexual agregando otros niveles de placer, tanto en solitario como en pareja, así que no tengas pudor de usarlos.

4.- Desinhíbete

A veces hacer las cosas de manera mecánica o rutinaria hacen sentir al sexo como una tarea más que cumplir en el día y, aunque puede resultar placentera, no llena todas nuestras expectativas.

Ya el masturbarse es un gran paso de autoconocimiento del cuerpo que implica romper algunos tabúes, sobre todo si utiliza juguetes sexuales. Prueba haciendo cambios notables en la forma de hacer el amor con su pareja, experimenten nuevas posiciones, utilicen juegos de roles, intenten la excitación extrema que proporciona el sexo tántrico, utilicen cremas, geles, juguetes y todo cuanto les parezca que pueda sumar en positivo en la tarea de lograr la estimulación correcta para alcanzar el orgasmo.

5.- Concéntrate en lo que haces

Intentar tener un orgasmo al mismo tiempo que estas pendiente del qué dirán, deudas, si te escuchan, si lo estás haciendo bien, los niños, el trabajo del día siguiente, y todas esas cosas que dan vuelta en tu cerebro, será una tarea más que titánica; por eso intenta crear las condiciones idóneas para tener sexo con tranquilidad y ocúpate de “apagar” tu cerebro para que sólo se concentre en sentir y disfrutar del momento.

¿Qué puedo hacer si nunca he tenido un orgasmo?

Como ya se dijo, las mujeres somos más cerebrales al momento del sexo, por eso tener una mente tranquila y enfocada en el acto es de mucha ayuda porque el cerebro juega un papel importante para alcanzar la excitación necesaria. Además, es muy importante mantenerse en el momento sin estar pendiente de si alcanzas el orgasmo o no, deja de presionarte y apresurarte porque eso empeorá la situación.

6.- Habla

La comunicación es muy importante en las relaciones de pareja, sobre todo cuando existen problemas que las afectan. Habla con tu pareja sobre lo que te sucede y seguramente el será tu mejor apoyo, de hecho, lo más probable es que deba acompañarte a terapia si buscaste ayuda psicológica.

No temas tampoco ser completamente abierta al hablar con tu terapeuta porque el no está para juzgarte sino para ayudarte y mientras más franca seas será más fácil detectar los problemas o traumas ocultos y que estén funcionando como un bloqueador de tus orgasmos.

7.- No creas todo lo que escuchas

No voy a mentirte, ¡tener un buen orgasmo es algo sencillamente genial!, pero cuando se trata de sexo todo vale y no importa todo lo que te digan al respecto, el buen sexo no sólo se centra en lograr un orgasmo.

El buen sexo es como un viaje donde se debe disfrutar todo el camino; así que puedes vivir tranquilamente teniendo relaciones sexuales muy satisfactorias pero que no culminan con un orgasmo. Lo que importa en todo caso es que tú te encuentres completamente satisfecha.

En definitiva, debes recordar que la anorgasmia es un problema que afecta a muchas mujeres y que con algo de reentrenamiento de tu mente y cuerpo puede eliminarse en la mayoría de los casos. No es tu culpa, no hay nada malo contigo y además el sexo no se trata solo de orgasmos así que no te presiones.

Igualmente existen muchas cosas que puedes hacer si nunca has tenido un orgasmo que pueden ayudarte a encontrar la causa y eliminarla, pero conocerte y consultar con especialistas resultan ser las más efectivas porque de ellas dependen el resto de las cosas que puedas hacer para lograr el tan anhelado clímax.

¿Qué opinas de esta noticia?
Loading...