El periódico digital del futuro

Ajusticiamiento de Rafael Leónidas Trujillo

El ajusticiamiento de Rafael Leónidas Trujillo, marcó el fin de una de las épocas más cruentas, severas y opresivas de toda la historia dominicana.

De hecho, se considera a la dictadura de Trujillo como una de las más crueles de todo el continente americano. 

Por más de 30 años el “generalísimo”, “el jefe”, “el Chivo” o tantos otros nombres con los que se conocía al dictador, gobernó con mano de hierro.

Su opresivo sistema de gobierno se estima que causó la muerte de por lo menos 25.000 personas. Dentro de los muertos no solo se cuentan dominicanos, sino cubanos, venezolanos, puertorriqueños y haitianos.

Se le responsabiliza directamente por “la masacre del perejil” en la que murieron alrededor de 10 mil personas.

Rafael Leónidas Trujillo, es considerado uno de los dictadores más oprobiosos, sanguinarios y crueles de la historia contemporánea. Su crueldad ha traspasado fronteras para ser una de las mayores, no solo americana sino mundial.

La muerte de Trujillo, fue la única manera de acabar con una dictadura que tenía corrompidos todos los estamentos de la Fuerza Armada. 

Con una censura y sin libertades individuales, el pueblo estaba totalmente maniatado sin posibilidades de rebelarse. Sus alianzas con las dictaduras más férreas del continente fueron una escuela del terror mundial.

Rafael Leónidas Trujillo

¿Quién fue Rafael Leónidas Trujillo?

Rafael Leónidas Trujillo, nació en San Cristóbal el 24 de octubre de 1891. Hijo de un comerciante de origen español y Altagracia Julia Molina, popularmente conocida como Mamá Julia.

Trujillo perteneció a una familia numerosa y era el tercero de 11 hermanos. Su familia de estirpe militar está llena de generales y coroneles.

Cuando los Estados Unidos invadieron por primera vez a la República Dominicana, se formó el componente Guardia Nacional. Trujillo inmediatamente pasó a formar parte de las filas de este componente.

Ahí su ascenso fue meteórico, logrando el grado de capitán sin que pasara por el grado de primer teniente. Esto se le concedió como premio a su excelencia académica y profesional.

Rafael Leónidas Trujillo, había nacido para ser militar. Su crueldad era ideal para el cargo y en menos de 10 años había pasado de capitán a general.

Quedó encargado del cuerpo Guardia Nacional cuando las tropas americanas abandonaron la isla.

El presidente Horacio Vázquez lo nombró jefe de la Policía Nacional. Cuando surgió la insurrección contra el presidente, éste ordenó que Trujillo dirigiera la defensa del gobierno.

Al enterarse que era el mismo Trujillo el jefe de la insurrección, inmediatamente renunció al cargo. Vásquez fue exiliado y Rafael Estrella fue proclamado presidente interino.

Ese mismo año, Trujillo se presentó como candidato. Al final de la contienda era el único candidato, pues la candidatura opositora, representada por Federico Velásquez Hernández y Ángel Morales se retiró misteriosamente.

A partir de ese momento, Rafael Leónidas Trujillo, se convirtió en Presidente omnipotente de la República Dominicana hasta el día de su muerte.

Rafael Leónidas Trujillo

El atentado contra Rafael Leónidas Trujillo

Faltando 15 minutos para las 10 de la noche, por el kilómetro 9 de la carretera que unía a Ciudad Trujillo con San Cristóbal, pasa el coche presidencial.

Años antes, el dictador había cambiado el nombre de la capital a una ciudad homónima, en su afán megalómano típico de los dictadores y tiranos.

Era un día martes, aunque para el dictador daba igual, pues sus aventuras no tenían un día fijo a la semana. Iba a visitar a una de sus tantas amantes, esta vez en San Cristóbal.

No llevaba ninguna comitiva, no lo seguían motos, patrullas o guardaespaldas. No quería levantar revuelo y tampoco sospechas.

Escondidos entre el monte a orillas de la vía estaban:

  • Modesto Díaz
  • Salvador Estrella Sadhalá
  • Antonio de la Maza
  • Amado García Guerrero
  • Manuel «Tunti» Cáceres Michel
  • Juan Tomás Díaz
  • Roberto Pastoriza 
  • Luis Amiama Tió
  • Antonio Imbert Barrera
  • Pedro Livio Cedeño y 
  • Huáscar Tejeda. 

El automóvil del generalísimo recibió más de 60 impactos de bala de muchos calibres.

Solo 7 impactaron en el cuerpo del jefe. Su conductor personal, Zacarías de la Cruz, no murió a pesar de recibir varios disparos.

Los ajusticiadores lo dieron por muerto y en las prisas de salir de escena, solo comprobaron que el general había muerto.

En el camino, cometieron algunas torpezas como dejar armas registradas a su nombre y que eran fáciles de rastrear.

Posterior a la muerte de Trujillo, comenzó una cacería encabezada por Ramfis Trujillo hijo del dictador. Joaquín Balaguer, acostumbrado a ser segundón primero del padre y ahora del hijo, solo se limitaba a seguir sus órdenes.

La ineptitud del gobierno de Balaguer y la crueldad aún mayor de Ramfis hizo que la presión popular aumentara. 

Eventualmente, la familia tuvo que abandonar el país y Balaguer fue conminado por los Estados Unidos a abandonar también a la República Dominicana.

Participación de la CIA

La CIA conocía de la conjura, la cual se estaba preparando desde hacía ya 3 años.

La muerte de Rafael Leónidas Trujillo, se había encumbrado como la única alternativa posible ante el estado de la nación en ese momento.

Los Estados Unidos, en plena guerra fría, temían que la opresión tan cruel de Trujillo hacia el pueblo dominicano fuera el polvorín para una revolución comunista.

Todavía estaban frescas las heridas de la revolución castrista en Cuba y en Centroamérica, los movimientos guerrilleros eran una realidad. 

Por ello, el gobierno americano había dado autorización a la CIA para financiar y apoyar la acción.

De esto no hay pruebas desclasificadas y muchos de los sobrevivientes han declarado que no recibieron apoyo de armas o de dinero para esta operación. 

Tal afirmación se fundamenta en errores cometidos posteriores a la ejecución del tirano. Por ejemplo, se dejaron armas personales de los participantes, no tenían un plan de huída coordinado y no supieron ocultarse bien.

Muchos expertos aseguran que de haber sido una operación de corte militar y de un órgano de inteligencia como la CIA.

Algunos otros atribuyen la autoría intelectual a sus acérrimos enemigos internacionales como Fidel Castro, Rómulo Betancourt, quien acuso a Rafael Leónidas Trujillo de un atentado en su contra.

Quizá te interese leer:  La gastronomía dominicana y sus platos típicos por región

Sin embargo, la muerte de Rafael Leónidas Trujillo, fue una operación exitosa que acabó con la vida de uno de los más crueles dictadores latinoamericanos.

La muerte de Rafael Leónidas Trujillo, puso las barbas en remojo de muchos dictadores del continente, quienes vieron que no eran tan omnipotentes como creían. 

Nuestra historia patria está llena de hombres valientes que han arriesgado su propia vida en pro de la libertad de la República Dominicana. Parte de estos hombres fueron los que participaron en el ajusticiamiento de Rafael Leónidas Trujillo.

Desde las gestas de Duarte y de los guerreros del 30 de marzo hasta la caída de Trujillo, la rebelión de abril o tantos otros hechos heroicos.

Si te interesa nuestra historia, ingresa en la sección historia y podrás conocer lo más importante de nuestro acontecer como nación. 

¿Qué opinas de esta noticia?
Loading...